BUSCADOR EN LA WEB

VISITANTE NRO.:

SACERDOTES

NUESTROS SACERDOTES

«Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados» (Heb. 5, 1). A continuación, ofrecemos una reseña de los miembros eclesiásticos que integran el equipo sacerdotal de la parroquia armenia católica Nuestra Señora de Narek:


Mons. Vartán Waldir Boghossian sdb
Գերապայծառ Պօղոսեան Եպս. Վարդան

Obispo de la Eparquía San Gregorio de Narek de Buenos Aires
Obispo del Exarcado Apostólico Armenio para América Latina

Nacimiento: 27 de febrero de 1940.
Profesión religiosa: 31 de enero de 1956 (Salesianos de Don Bosco).
Ordenación sacerdotal: 22 de diciembre de 1966.
Consagración episcopal: 12 de diciembre de 1981.


* * * * * * *

Mons. Pablo León Hakimian
Հաքիմեան Ծ. Վ. Պօղոս Լեւոն

Cura párroco de los armenios católicos de Argentina

Nacimiento: 11 de noviembre de 1953.
Ordenación sacerdotal: 14 de agosto de 1981.


* * * * * * *

P. Gomidás Sebastián López
Լոբեզ Վ. Կոմիտաս Սեպասթեանօ

Vicario parroquial

Nacimiento: 12 de enero de 1981.
Ordenación sacerdotal: 13 de mayo de 2012.


* * * * * * *

Oración de S.S. Benedicto XVI por los sacerdotes

Señor Jesucristo, eterno Sumo Sacerdote, tú te ofreciste al Padre en el altar de la cruz y, a través de la efusión del Espíritu Santo, compartiste con tu pueblo sacerdotal una parte de tu sacrificio redentor. Escucha nuestra oración por la santificación de los sacerdotes. Concede que todos los que han sido ordenados sacerdotes se parezcan cada vez más a ti, Maestro Divino. Haz que prediquen el Evangelio con un corazón puro y una conciencia clara. Haz que sean pastores en consonancia con tu propio corazón, concentrados en servirte a ti y a la Iglesia, y que sean ejemplos radiantes de una vida santa, sencilla y gozosa. A través de las oraciones de la Santa Virgen María, tu madre y la nuestra, conduce a todos los sacerdotes y los rebaños encomendados a ellos hacia la plenitud de la vida eterna en la que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo, Dios uno, por los siglos de los siglos. Amén.