BUSCADOR EN LA WEB

VISITANTE NRO.:

HISTORIA

HISTORIA DE LA PARROQUIA

por el Dr. Roberto Kechichian

La llegada de los armenios a Buenos Aires

Durante los años del Genocidio Armenio (1915-1923), muchas familias llegaron en busca de refugio y trabajo. En 1922, con la visita del P. Antouch –del Instituto del Clero Patriarcal de Bzommar (Líbano)–, se iniciaron informalmente algunos servicios religiosos para los armenios católicos que sumaban cientos de familias.

Primeras misas en rito armenio

El 10 de junio de 1924, llegó desde Constantinopla el P. Juan Bautista Kazezian, quien gestionó ante la Curia Metropolitana las autorizaciones para celebrar la Misa y administrar los sacramentos en rito armenio en iglesias latinas, cuando los armenios católicos aún no contaban con una iglesia propia en Buenos Aires. El 29 de junio ofició la primera Misa en rito armenio en la capilla Nuestra Señora de Guadalupe, de la Basílica del Espíritu Santo.

En 1926, el P. Kazezian celebró por primera vez una Misa cantada en el Seminario Metropolitano de Buenos Aires, a la que siguió una conferencia para que los aspirantes al sacerdocio conocieran la riqueza litúrgica del rito armenio. Ceremonias y exposiciones similares, a lo largo de años, las realizó en numerosas parroquias de la Capital. Incluso organizó una peregrinación al Santuario de Luján para el 3 de noviembre de 1929; al término de la Misa, se descubrió una placa recordatoria en el Santuario.


Video de los 25 años del Exarcado Apostólico Armenio para América Latina


La construcción del templo

En 1942, se concretó la idea del P. Kazezian de contar con una sede propia en Charcas 3529. Los ambientes más cercanos a la puerta de acceso una vez adaptados para el culto se utilizaron como capilla provisoria, con su altar y el mobiliario necesario. Fue bendecida por el Card. Santiago Copello, arzobispo de Buenos Aires, el 8 de noviembre de 1942, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Paz.

El P. Clemente Maldjian había concluido su misión en la ciudad de San Pablo (Brasil). La Santa Sede le propuso la titularidad de nuestra parroquia. Arribado a Buenos Aires, se llevó a cabo la construcción del templo. Con fondos enviados por el Card. Agagianian, ya se había comprado el inmueble lindero al de Charcas.

La construcción del templo fue aprobada por el arzobispo metropolitano el 15 de noviembre de 1970 y, al mes siguiente, se llamó a concurso de proyectos. En octubre de 1971 comenzaron las obras. La construcción, además del templo, iba a comprender la de un salón de usos múltiples y las viviendas para los sacerdotes. La bendición de la piedra fundamental se hizo el domingo 7 de noviembre. Precedida por una Misa solemne, se realizó la bendición de la piedra fundamental, en donde se levantaría en el futuro el altar mayor.

En enero de 1981, fue consagrada la iglesia bajo la advocación de Nuestra Señora de Narek y se la elevó al rango de Catedral. La consagración del templo estuvo a cargo del Card. Juan C. Aramburu, arzobispo de Buenos Aires y Ordinario de los Ritos Orientales Católicos. Concluida la solemne ceremonia, ofició la misa cantada S.B. el Catolicós Patriarca Hemaiag Pedro XVII Guedikian.


Video de los 90 años de la comunidad armenia católica de Buenos Aires


El Exarcado

En julio de 1981, el Santo Padre Juan Pablo II creó el Exarcado Apostólico Armenio para América Latina y nombró como obispo exarca a S.E.R. Mons. Vartán Waldir Boghossian sdb. Por primera vez en la historia, los armenios católicos de toda América Latina tuvieron un obispo propio. Hasta entonces, los armenios dependían de los obispos ordinarios de cada diócesis latina en la que estaban insertos.

El 12 de diciembre de ese mismo año, se realizó la consagración episcopal de Mons. Vartán Boghossian, quien en julio había sido nombrado obispo por el propio Juan Pablo II al haber creado el Exarcado. El orden episcopal lo recibió de manos de S.B. Hemaiag Pedro XVII Ghedikian, acompañado por su vicario Mons. Andrés Bodoghlian y por Mons. Nersés Setián, exarca de los armenios católicos de América del Norte y Canadá. A partir de ese momento, y hasta nuestros días, Mons. Boghossian es el obispo de todos los armenios católicos de América Latina.

La Eparquía

En 1989, por decisión de la Santa Sede, se separó a la Argentina del Exarcado y se jerarquizó a esta jurisdicción como Eparquía San Gregorio de Narek de Buenos Aires, designándose obispo eparca a Mons. Boghossian. Este nuevo nombramiento significa que, estando al frente de la Eparquía (diócesis), al mismo tiempo, tiene a su cargo el cuidado de todos los fieles del Exarcado Apostólico Armenio para América Latina.


Para leer el artículo completo, hacé click aquí.